Agricultores Cubierta

Túneles altos: qué son, diferencia con los invernaderos, productos más cultivados en ellos en EEUU

Desde hace muchas décadas, los túneles altos han sido una de las herramientas fundamentales de la que se han valido los productores agrícolas para mejorar los procesos de agricultura a nivel mundial y, así, obtener productos de mejor calidad durante cualquier época del año.

Si bien en ocasiones pueden llegar a confundirse con los invernaderos, lo cierto es que los túneles altos poseen características muy particulares que los separan de esa categoría y que, además, les han permitido ser una de las opciones más viables y eficaces, por ejemplo, para ahorrar una mayor cantidad de capital al disminuir de manera considerable los costos de instalación y mantenimiento.

¿Qué son los túneles altos?

Cuando se habla de túneles altos, muchas personas suelen denominarlos “casa de aros”, aunque en palabras sencillas se puede decir que son estructuras erigidas en un terreno dispuesto para la siembra, las cuales se pueden ventilar de manera natural al disponer de puertas de gran tamaño, así como paredes laterales que se pueden enrollar o extraer, de acuerdo al requerimiento climático de cada época del año.

Dichas estructuras poseen una capa simple o doble de una película de polietileno que se va estirando sobre unos aros, ya sean de metal o de cloruro de polivinilo (PVC).

Los túneles altos no cuentan con servicios de electricidad, sistemas de calefacción o de ventilación mecanizada, por lo que en la actualidad algunos productores agrícolas se encargan de proporcionarle calefacción adicional a sus estructuras a través de calentadores de propano sin ventilación, con el fin de resguardar sus cultivos de las bajas temperaturas, sobre todo durante la llegada de la primavera y el final de la temporada de otoño.

Para mantener los cultivos con los niveles de hidratación adecuados, los agricultores generalmente implementan el riego manual o por goteo, aunque hay quienes prefieren instalar sistemas de aspersores con el objetivo de producir una amplia variedad de cultivos directamente en el suelo.

Diferencias entre túneles altos e invernaderos

  • Sistemas de control de temperatura

Una de las diferencias principales es que los túneles altos no se enfrían ni calientan a través de maquinarias o mecanismos artificiales y dependen básicamente de la ventilación natural que entra gracias a la remoción o enrollamiento de las paredes de la estructura que funcionan como respiraderos laterales, por lo que se requiere un menor control de la temperatura; mientras que los invernaderos sí necesitan de mecanismos eléctricos u otras fuentes de combustible para calentarse y enfriarse, al tiempo que poseen un método de ventilación superior automatizado que les ayuda a alcanzar niveles específicos de temperatura y humedad dentro del área, por lo que el control de la temperatura es mucho más estricto.

  • Impuestos agrícolas

Otro aspecto que sirve de contraste es que los túneles altos no son vistos como estructuras permanentes que están por mucho tiempo en un mismo sitio y, por ende, no están supeditados a algunos impuestos agrícolas, por ejemplo, el de propiedad; en cambio las estructuras como graneros, granjas e invernaderos sí están sujetas a este tipo de impuestos, ya que en sí son vistas como propiedades aparte.

  • Material de construcción

Los túneles altos generalmente están fabricados a partir de plástico (rígido y flexible), lo que resulta un poco más económico, mientras que los invernaderos suelen usar una amplia variedad de materiales como el poliéster, plástico rígido, incluso algunas veces con combinaciones de plástico flexible, así como el uso de vidrio, lo que resulta un poco más costoso, no solo con respecto a su construcción, sino también al mantenimiento de la estructura.

  • Terreno para el cultivo

Los cultivos en los túneles altos usualmente se realizan directamente en el terreno dispuesto para la siembra, mientras que en los invernaderos los cultivos pueden hacerse a través de contenedores o utilizando varios tipos de sistemas hidropónicos donde no se requiere del uso de tierra para que las plantas prosperen.

 

Cultivando fresas bajo cubiertas

Cultivando fresas bajo cubiertas

 

Los túneles altos en Estados Unidos

Según información reflejada en el sitio web Scientific Research, aunque en esta nación los túneles altos se han utilizado desde hace más de cinco décadas, los mismos no han sido adoptados tan rápidamente por los cultivadores de frutas, vegetales y flores en Estados Unidos, en comparación con el resto del mundo donde, para 1945, ya se usaban túneles altos o estructuras plásticas para cultivar productos hortícolas. Podríamos decir que en realidad el uso de estas estructuras data de un tiempo relativamente corto.

La construcción de la primera estructura cubierta de plástico de este tipo, en la región, se le atribuye a Emery Emmert, en el año de 1953, permaneciendo en uso hasta 1959. El objetivo de la estructura era ahorrar costes en comparación con una construida con vidrio. A principios de 1990, los doctores Otho Wells y Brent Loy, de la Universidad de New Hampshire, construyeron en su granja experimental los primeros ocho túneles altos destinados a la investigación en los Estados Unidos.

En un principio los plásticos utilizados para el cultivo bajo túneles altos presentaban ciertas debilidades, por ejemplo, poca resistencia a los rayos UV, dificultad para calentar o enfriar la estructura, así como para administrar la ventilación que minimizara los niveles de condensación, razones por las que debían sustituirse cada año, ya que se deterioraban con mayor facilidad y su vida útil era menor.

Gracias a los avances tecnológicos, esto ha cambiado y en la actualidad el reemplazo puede hacerse entre cada 3 o 5 años, dependiendo de los riesgos climáticos de la zona y de los materiales que se hayan utilizado para fabricar las películas plásticas. Por ejemplo, hoy es común encontrar films plásticos con alta resistencia a los rayos ultravioleta, lo que les aporta una mayor vida útil y durabilidad.

Actualmente, la tecnología en la plasticultura permite añadir hasta 7 capas en la producción de esos plásticos, añadiéndole a cada capa propiedades distintas para cumplir con las más rigurosas necesidades de productores agrícolas dependiendo de zonas geográficas de los cultivos, riesgos climáticos, particularidades del cultivo, etc. En ese sentido, también te invitamos a leer nuestro post sobre la importancia de la calidad de los plásticos agrícolas y las pruebas que se le realizan para garantizar que compres films agrícolas que cumplan con cada uno de sus especificaciones.

La popularidad de los túneles altos ha ido creciendo de manera exponencial gracias a que son una herramienta ideal para extender las temporadas de producción de los alimentos, mientras que los niveles de rendimiento suben y se optimiza la calidad de las hortalizas, flores cortadas y frutas.

Gracias a los programas de conservación impulsados por el USDA, se han podido construir más de 13 mil túneles altos, con una inversión estimada de más de $61 millones a finales del año 2014. Hoy, muchos agricultores de diversas partes del mundo están erigiendo complejos de varias bahías que permiten albergar más estructuras de este tipo con el fin de potenciar la producción a gran escala.

Según Scientific Research, en la actualidad el número de operaciones agrícolas que producen cultivos alimentarios bajo protección en los Estados Unidos se ha triplicado desde el año 1979 y las ventas se han multiplicado por 30 en el mismo período. El pronóstico es que el uso de túneles altos en esta nación continúe aumentando conforme vaya prosperando la demanda de productos frescos de origen hortícola que se obtengan en zonas cada vez más locales y cercanas a los consumidores.

 

Cultivando tomates bajo túneles altos

Cultivando tomates bajo túneles altos

 

Productos cultivados en túneles altos en Estados Unidos

Dentro de los diferentes productos que se siembran principalmente en los túneles altos destacan los pepinos, el cultivo de lechugas, los tomates, las berenjenas, los melones, los pimentones y la calabaza de verano, además de otros frutos de árbol de menor tamaño como las bayas.

Emplear estas estructuras para obtener una mayor cantidad y calidad de productos hortícolas genera grandes beneficios, por ejemplo, permite crear un entorno de protección especial para cuando se presentan fenómenos climáticos severos, permite elevar la temperatura de los suelos más rápidamente una vez llegada la temporada de primavera y se utiliza la cantidad adecuada de agua para evitar comprometer la integridad de los terrenos al aparecer enfermedades fúngicas como consecuencia de un suelo muy anegado.

Gracias a sus propiedades, en los túneles altos se pueden crear diferentes microclimas que benefician la producción de alimentos durante casi todo el año sin importar las estaciones.

Por ejemplo, en países donde el clima generalmente es templado, los túneles altos contribuyen a extender las temporadas de crecimiento de los cultivos al crear un entorno mucho más cálido para las plantas; mientras que, en las naciones con climas más tropicales, estas estructuras permiten extender la temporada de crecimiento al resguardar los cultivos una vez llegada la temporada de lluvias, la cual trae consigo mucha humedad. Asimismo, permiten dar sombra y disminuir las altas temperaturas cuando llega la temporada calurosa.

Es importante saber cuáles son los tipos de túneles altos que existen para elegir el que mejor se adapte a los requerimientos del terreno y al tipo de cultivo que se va a sembrar. Por ejemplo, hay túneles de una sola o de múltiples bahías que son ideales para árboles frutales y pequeños cultivos frutales, pero que, al tener una gran superficie de película en el techo, son susceptibles a vientos muy fuertes y no pueden tolerar cargas de nieve, por lo que se recomienda retirar estos plásticos durante el invierno y volver a colocarlos en primavera o verano.

Dichos túneles pueden requerir de mantenimiento diario y por eso es crucial ubicarlos en un suelo bien drenado y con pasillos de drenaje o surcos entre estructuras, así como en zonas donde el acceso sea fácil para poder llegar a ellos durante todas las temporadas de producción, asegurándose que estén lo suficientemente lejos de las carreteras o vías principales para evitar daños ocasionados ​​por maquinaria agrícola y otros vehículos.

Generalmente se erigen en un campo de producción, por lo que debe proyectarse cuál será su crecimiento estimado para tomar las previsiones pertinentes. Usualmente, los túneles altos son sujetados de manera firme al suelo utilizando postes metálicos (algunos con estructuras de tipo tornillo que proporcionan más agarre) que están clavados en la tierra a unos 0,75 m de profundidad, o también empleando barras de refuerzo para apalancar las barandas en túneles móviles.

A través de diversos estudios se analizaron las propiedades ópticas, térmicas y mecánicas de varias películas plásticas utilizadas para cubrir los túneles altos, descubriendo que el material multicapa tiene un mejor rendimiento que el monocapa, sobre todo cuando se trata de aguante al efecto de abrasión del viento y la arena.

Asimismo, la transmisión de luz inicial fue mayor en la capa mono, pero después de la abrasión por arena y viento, se observó lo contrario, entra menor cantidad de luz desde la capa mono que con el sistema multicapa. En el caso de regiones con climas más cálidos, donde la extensión de la temporada no es un problema, se suele emplear tela de polipropileno para proteger las plantas de los insectos y la incidencia de los rayos del sol.

Si tienes cualquier duda sobre los plásticos agrícolas más idóneos para tu tipo de cultivo o zona geográfico donde te encuentres, al igual que consejos para su instalación en túneles altos, no dudes en ponerte en contacto con nuestros expertos cuyos datos encontrarás visible en esta página.

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.