Ensilaje Ganaderos

Análisis de la demanda del consumo de carne y qué deben prever los productores

No es un secreto que el consumo de carne a nivel mundial ha presentado un incremento significativo desde hace algunos años, motivo por el cual los productores de este rubro se han visto en la necesidad de llevar a cabo algunos estudios y proyecciones para conocer cómo evolucionará el mercado global en las próximas décadas.

En vista de esta realidad, las empresas agropecuarias reconocen que necesitan estar muy atentas a los diversos tipos de patrones de crecimiento de consumo, ya que formarán parte de las herramientas fundamentales para poder comprender, de una mejor manera, la naturaleza voluble del mercado.

Oportunidades de negocio en el sector ganadero

Con el fenómeno del aumento del consumo de carne surgieron nuevas oportunidades para los emprendedores del área, quienes aprovecharon el momento específico para adentrarse en el mundo de las inversiones ganaderas. En esta oportunidad, se valieron de estrategias tecnológicas vanguardistas que permitieron conformar compañías dedicadas a investigar e invertir en el campo genético, la producción animal y la elaboración de alimentos, así como aquellas encargadas de impulsar mejoras en el aspecto nutritivo a fin de optimizar la salud de los ejemplares y obtener productos con un mayor estándar de calidad.

De acuerdo a un artículo publicado por la consultora McKinsey, en los últimos años el incremento en la demanda de carne ha sido especialmente notable, tanto así que a nivel mundial se apreció un incremento de consumo de hasta 2 por ciento anual. Asimismo, el escenario ocasionó la llegada de inversionistas enfocados en especializarse en el área de ingeniería de cultivos de tejidos y otros sistemas innovadores de producción animal.

Proyecciones en la demanda de consumo de carne

Sin embargo, existen factores que deben tomarse en cuenta para hacer frente a las posibles transformaciones que pueden presentarse en los años venideros, ya que se prevé que aunque el consumo de proteínas derivadas de la carne seguirá creciendo conforme al crecimiento poblacional (aunque cada vez más en mercados reducidos) y a los ingresos per capita, la tasa de crecimiento será menor que ese 2% anual previo e irá disminuyendo anualmente ¿Razones?

  • Nuevos competidores en ese mercado de consumidores con cambios de hábito en el consumo de proteínas (derivadas de plantas o carne sintética) además de la habitual proteína animal.
  • Preocupaciones ambientales relacionadas a la producción ganadera.
  • Crecimiento poblacional de países como India donde prevalece una cultura que no propicia el consumo de carne, lo que inclina la balanza hacia esa disminución progresiva en la tasa de crecimiento de la demanda global de carne.

 

Existen otros elementos que probablemente influirán en la demanda del consumo de carne en décadas venideras, por ejemplo, no se puede asegurar o esperar que todos los países adopten un solo régimen alimentario, ya que esto depende en gran medida de las preferencias dietéticas de cada región, los hábitos de consumo, así como del poder adquisitivo de cada persona.

Con el paso del tiempo la ingesta de productos derivados del ganado a nivel mundial ha atravesado por distintos momentos, donde “un grupo de países, especialmente los mercados anglosajones, Argentina, Brasil y China, muestran una fuerte preferencia por la carne. Por otro lado, la mayoría de los países de Asia-Pacífico, gran parte del Medio Oriente, México y el resto de América Latina muestran una baja preferencia por la carne, con una mayor proporción de proteínas provenientes de fuentes no cárnicas como las legumbres y los mariscos” según información reseñada por Mckinsey & Company.

Uno de los pronósticos para el año 2025 es que China continuará siendo la nación con más demanda de consumo de carne, “llegando a requerir un aproximado de 250 mil toneladas de carne importada, un 40 por ciento más comparados con los niveles registrados en el año 2015”. Los productores agropecuarios se ven en la necesidad de estar atentos a los escenarios inusuales vinculados al crecimiento específico del mercado para saber cuáles estrategias podrían funcionar y cuáles son factibles de ser implementadas.

 

Bolsas de ensilado sobre el ensilado tradicional

Paquetes de ensilado

 

La importancia de mejorar el proceso de conservación del alimento de los animales como otro valor diferencial

Pero, más allá de las proyecciones, es crucial asegurar que los niveles de calidad se mantengan con el paso del tiempo para poder competir en este mercado cada vez más cambiante y competitivo. Para ello, los productores deben procurar tener todas las áreas cubiertas, en este caso se suma también la conservación de los alimentos que servirán de nutrientes para los animales.

Existen factores ambientales que pueden ocasionar la producción de micotoxinas en la conservación de estos alimentos y que pueden llegar a transformarse en un verdadero dolor de cabeza durante el proceso de almacenaje de los alimentos.

Una vez que se llevan a cabo las labores de cosecha, los productores deben hacer énfasis en la etapa de conservación y valerse de mecanismos – como los plásticos adecuados – como una manera de conservar mejor los alimentos, evitando que su composición y calidad resulten comprometidos, por ende, la producción de carne de calidad o productos lácteos. En este sentido, te invitamos a leer más sobre el uso de plásticos barrera y las mejores prácticas para la producción de leche.

Como las micotoxinas se forman básicamente de compuestos tóxicos que resultan de la acción de varios tipos de hongos, es usual que se presenten cuando no existe la manipulación adecuada del almacenaje de alimentos, es por eso que muchas personas pueden terminar entrando en contacto con estos agentes al ingerir leche o carne de animales que han sido alimentados con productos contaminados.

Es necesario que los productores agrícolas inspeccionen cuidadosamente los alimentos y granos que se perciben como marchitos, incoloros, rotos o con aspecto mohoso, ya que estas características advierten sobre la existencia de micotoxinas dañinas. Detectarlos a tiempo puede impedir la comercialización de alimentos contaminados, además de evitar pérdidas económicas innecesarias para tratar de reponer alimentos que no son aptos para el consumo humano.

Según Maruzaan Booyse, especialista en ensilado, «la pérdida de producción cuando se alimenta a las vacas con un bajo nivel de ensilado contaminado con micotoxinas comienza en un 5% y aumenta a partir de ahí. Con la adición de ensilaje contaminado con micotoxinas se experimenta una menor ingesta en las vacas y con esta reducción de la ingesta el alimento que se consume también tiene una menor digestibilidad en términos de proteína y fibra. Uno no sólo debe considerar estas pérdidas físicas directas de los alimentos que se tiran, sino también el impacto que las micotoxinas tendrán en la salud de todo el rebaño en términos de fertilidad y problemas digestivos».

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.