Agricultores Ganaderos

La cebada como primera «moneda» oficial en el mundo.

Desde que la humanidad tiene conciencia que su existencia es el resultado de una serie de eventos transformadores, el mundo no ha dejado de evolucionar. La economía ha estado presente en la vida del hombre desde tiempos inmemoriales y ha ido cambiando con el paso del tiempo hasta llegar a convertirse en lo que conocemos hoy. Cuando se comenzó a hablar de ¨dinero¨, había que definir qué era el dinero, y esto pasaba por asignarle valor a un elemento en común. ¿Cuál podría ser ese elemento? La cebada. Así es, la cebada fue conocida como la primera moneda oficial en el mundo.

La práctica del trueque es muy antigua y las comunidades solían intercambiar bienes para cubrir sus necesidades básicas. El dinero de cebada sumerio fue la primera moneda oficial de la historia (3.000 A.C.), y la medida más común para poder llevar un control era la sila, lo que equivaldría aproximadamente a un litro. En fin, cantidades constantes que se intercambiaban como medida universal por bienes y servicios.

La transformación de la moneda a lo largo del tiempo

A la cebada le siguió el ciclo de plata, que no era una moneda, sino 8,33 gramos de plata, lo que complicó el intercambio, ya que tenía que sopesar cada transacción. Las primeras monedas aparecieron alrededor de 640 A.C. en Anatolia con el sello del rey Alyattes de Lydia. Casi todas las monedas en uso hoy en día son descendientes de las monedas de Lidia, así lo reseña el portal Raluca Kișescu.

Como el dinero forma parte de la historia humana desde hace casi tres milenios, podría decirse que es por excelencia el convertidor universal del mundo y que, gracias a la garantía que le otorga ser el sistema de confianza mutua jamás creado, llegó para quedarse como una manera de acortar brechas culturales e impulsar la tolerancia entre diferentes comunidades.

Dicho de otra manera, el dinero ha logrado mantener su valor con el paso del tiempo y actualmente puede traducirse fácilmente a precios al ser ampliamente aceptado a nivel mundial. Sin embargo, más allá de la cebada, con el transcurrir de los años muchos han sido los artículos y materias primas que han hecho las veces de dinero destacando las cáscaras de vaca, los granos de pimienta, el oro y la plata.

Según el portal International Monetary Fund, el valor del dinero solía mantenerse anclado a usos alternativos y al hecho que había costos de reemplazo. Una muestra de esto es que se podía comer cebada o usar granos de pimienta para aportarle sabor a las comidas, sin embargo, su valor de acuerdo al consumo proporcionaba un piso para ese valor. En este caso, si se comía la cebada la oferta de dinero disminuía, ya que el tiempo de crecimiento era más largo. “También existe el problema de la divisibilidad: no todo lo valioso se divide fácilmente, y la estandarización de cada unidad también es complicada; por ejemplo, el valor de una canasta de fresas medida contra diferentes artículos no es fácil de establecer y mantener constante. No solo las fresas hacen mal dinero, la mayoría de las cosas lo hacen”.

La cebada logró servir como moneda por mucho tiempo al permitir realizar operaciones de trueque a la par del uso de escamas de oro en bruto y sin acuñar. También porque era una moneda en la que todos estaban de acuerdo en usar, ya que permitía finiquitar acuerdos e intercambios de materias primas, así como establecer conexiones con otros nuevos proveedores.

Le invitamos a leer otros interesantes post sobre temas relacionados con la agricultura curiosidades como ¿Dónde en el mundo y cómo se construyó el primer invernadero?

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.