Anuncio

Seleccionar página

Cómo preparar el suelo para la cosecha

Cómo preparar el suelo para la cosecha

En la actualidad es un hecho la crítica situación que existe con respecto a la tierra cultivable, pues diversos factores como la densidad poblacional, el cambio climático o la escasez de agua, hacen que el espacio para la producción agrícola sea cada vez más limitado. Existen estudios que señalan que, para el año 2.030, la explosión demográfica mundial implicará un gran cambio en la sociedad. Según la ONU, hasta ahora habitan en el planeta alrededor de siete billones de personas, pero se estima que para el 2.030 serán ocho billones y que para mediados de siglo, hablaremos de unos nueve billones de personas alrededor del mundo entero.

¿Qué implicaciones tiene este aumento poblacional? Entre otras cosas, y hablando en el terreno agrícola, hemos pasado de cultivar en los últimos años de unas 0.4 a unas 0.2 hectáreas por persona, por lo que hoy en día nos alimentamos trabajando la mitad de la tierra que se trabajaba 50 años atrás. En estas condiciones, alimentar a nueve billones de personas, con un ambiente que hoy difícilmente puede sustentar a la población actual, es un reto de grandes proporciones.

En este sentido la investigación, la innovación y el titánico esfuerzo por parte de los productores agrícolas se hacen fundamentales, pues resulta imperativo el aprovechamiento de las tierras para cultivar los alimentos que se distribuyen en el mundo. Es así como se vuelve necesario cambiar nuestra perspectiva con respecto al medio ambiente e implementar una agricultura avanzada y acelerada que pueda evitar una escasez de alimentos en el futuro.

Para poder tener exitosos y rápidos resultados en esta tarea, es indispensable tratar los suelos que soportan el monocultivo hortícola, pues no se cuenta con el tiempo necesario para el “descanso” y la “rotación” de la tierra. Estos tratamientos no sólo garantizan la supervivencia de la cosecha, sino que también ayudan a que la producción sea más abundante y uniforme.

Métodos para preparar el terreno para la cosecha

Son muchas las alternativas que existen para preparar el terreno para la cosecha. Por ejemplo, el empleo de materiales plásticos en la agricultura permite el uso eficiente del agua, un recurso extraordinariamente valioso. Además, con el uso de presas y sistemas de riego, es posible constatar un notable aumento en las producciones agrícolas, a través de cosechas tempranas y la reducción de plagas. Existen dos métodos básicos para tratar los suelos: solarización y desinfección química.

La técnica de solarización o radiación intensa, se combina con un completo y eficaz sistema de riego, exige cubrir el campo con un film de plástico especial que garantice una alta temperatura en la tierra y una esterilización en tratamientos de alrededor de 30 a 45 días.

Por su parte, el proceso de desinfección química que, por supuesto, hace uso de productos especiales para esta labor, permite lograr un control casi total de patógenos y malezas. Requiere la utilización de películas plásticas de fumigación TIF, que son completamente impermeables. Con el implemento de estas capas impenetrables no solo es posible obtener una mayor eficacia, sino que también se pueden reducir los tiempos de preparación, adelantando incluso las fechas de las siembras. Te invitamos a consultar todas las ventajas de los “totally impermeable films” conocidos por sus siglas como TIF, para la desinfección de los suelos.

La gama de plásticos para la desinfección es amplia y su escogencia e implementación varía según el terreno y la técnica que el agricultor requiera implementar. En este sentido, el mulching, o acolchado del piso con plásticos, es la principal técnica en la plasticultura que se usa para este fin, plásticos que tienen en común su delgadez y estrechez, también que su aplicación se suele realizar a través de un proceso mecánico, por lo cual su resistencia es fundamental.

Uso de acolchados para la desinfección y sus principales ventajas:

Los films de desinfección aseguran una alta resistencia mecánica y la posible reducción de productos desinfectantes que se escapan al suelo, preservando al mismo tiempo la humedad y la temperatura.

Las ventajas generales del uso de acolchados para la desinfección están directamente relacionadas al ahorro y cuidado medioambiental. Reducimos costes con estos plásticos especiales al filtrarse menos desinfectante al terreno y, por otro lado, los filmes de cubierta pueden durar más tiempo gracias a que los plásticos o acolchados para la desinfección evitan que el desinfectante llegue hasta la cubierta. Adicionalmente, se reduce el impacto medioambiental al disminuir la cantidad de emisiones de plaguicidas y el uso en sí de desinfectantes, ya que estos plásticos mejoran el efecto de estos productos al aumentar la temperatura en el suelo y preservar su humedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.